Quienes Somos Como Ayudar Hazte Socio Apadrina Necesitamos
OPCIONES DE MENÚ
Nuestros Gatos
Nuestras Gatas
Casos Especiales
Casos Urgentes
Finales Felices
Noticias de Adoptados
En el recuerdo
Concurso de Fotos 2008
Clínicas Colaboradoras
Suscríbete al Boletín
Cementerio Virtual
Alfombrillas GATA
Camisetas
BOLSAS GATA
Calendarios 2019
Artículos Interesantes
Nuestras Historias
Contacto
Noticias de Interes
Enlaces
Protectoras y Perreras
Área de Descargas
Política de Privacidad
Ley de Protección Animal
 
BUSCADOR
 
   Nuestras Historias
Neoplasias De Mama En La Gata

La gata presenta en general cuatro pares de mamas (a veces cinco) ubicadas en forma paralela a lo largo de la región ventral del tórax y el abdomen.

El término Neoplasia se define como una nueva formación de tejido de desarrollo autónomo, que no cumple ninguna función útil y que crece a expensas del organismo. Es sinónimo de tumor, aunque éste es un término más vago pues se refiere a cualquier hinchazón o abultamiento sólido e inespecífico.

El término cáncer, se utiliza casi exclusivamente para denominar las neoplasias de tipo maligno. Como vemos puede haber neoplasias benignas y malignas, esta diferenciación se hace en base a distintos parámetro como la velocidad y forma de crecimiento. Mientras que las primeras lo hacen en forma lenta y expansiva, las segundas son rápidas e invasivas y además forman metástasis, lo que significa que algunas células de ese tumor viajan por vía sanguínea o linfática y colonizan otros órganos, formando un nuevo tumor en esa nueva ubicación.

En la gata los tumores de mama ocupan el tercer lugar en frecuencia, luego de los cutáneos y los del tejido linfático. La mayoría de estas neoplasias (90% aproximadamente) son de tipo maligno (se llaman Adenocarcinomas) y se observan con mayor frecuencia en las mamas pectorales ( anteriores). Su aparición más frecuente es a partir de los ocho a diez años de edad y se ha reportado una mayor proporción de casos en las gatas siamesas.

No hay ningún estudio que afirme que esta enfermedad est relacionada con el hecho de haber tenido o no cría. Por lo tanto este factor NO TIENE NINGUNA IMPORTANCIA en la aparición de los tumores de mama. Por el contrario, la castración antes del primer celo disminuye el riesgo de contraerlos a un 0,6 % (la misma probabilidad que tienen los machos), pero si se hace luego del año de edad parecería que el riesgo sube al 100 %, esto significaría que una gata castrada luego del año de edad, tienen las mismas posibilidades de tener un tumor de mama que una gata no castrada, estos datos todavía no han sido confirmados totalmente (G. Couto)

La mayoría de las neoplasias de mamas en la gata son Progesterona-dependientes, por lo tanto el uso reiterado de progestágenos podría favorecer la presentación de estos tumores.



Signos clínicos

Las neoplasias de mama en la gata comienzan como pequeños nódulos de consistencia dura dentro de alguna de las mamas, (Fig. Nº 1) pudiéndose palpar fácilmente cuando llegan al tamaño de un grano de arroz. De aquí en adelante se observar un crecimiento lento o rápido dependiendo del tipo de tumor y del estado inmunológico del paciente.

Al ser tan alta la incidencia de las formas malignas, es de esperar un crecimiento relativamente rápido, con gran agresividad hacia los tejidos circundantes, lo que significa invasión de la piel y los músculos adyacentes, con formación temprana de úlceras en un 25 % de los casos.(Fig. Nº 2)

Las metástasis se presentan fácilmente, por lo tanto es importante observar los ganglios linfáticos que drenan las glándulas mamarias porque son las primeras barreras para la diseminación de las células malignas.

TRATAMIENTO

El único tratamiento seguro para la gata es la cirugía precoz (mastectomía). La amplitud de la misma puede variar desde la extirpación del único nódulo si es pequeño (Fig.Nº3AyB) a la extirpación completa de toda la cadena mamaria incluidas los ganglios linfáticos del mismo lado. En general la recomendación es extirpar de más para tener mayor seguridad de que no se van a presentar recidivas. El criterio clínico más seguro es la cirugía desde el momento que se detecta el tumor clínicamente, no tiene ningún sentido esperar para ver si crece, pues el comportamiento al principio suele ser errático y crecer muy lentamente o crecer por etapas. Si esperamos nos podemos encontrar con un tumor que repentinamente crece en forma explosiva con evidentes características de malignidad y con un paciente muy anciano y por lo tanto con más riesgo por haber esperado tanto.

Los oncólogos veterinarios suelen decir sobre este tema: "Si esperas ver como crece un tumor de mama, verás como hace metástasis y como muere la gata". (Fig. Nº 4AyB)



Hay un concepto muy importante que es la sobrevida posquirúrgica. Si esta sobrepasa el término de un año, en el caso de tumores malignos, se considera en la práctica que la enfermedad estaría controlada, pero hay excepciones y pueden reaparecer más tarde.

Con un tumor cuyo diámetro sea mayor de 3 centímetros, tendremos que solo el 10 % de los operados tendrá una sobrevida mayor a un año, ya que el resto morirá por la presentación de metástasis.

Otros tratamientos como la inmunoterapia, la quimioterapia y la radioterapia se han utilizado con éxito variable en estos tumores (Kirk R.) pero en general no están indicados para disminuir una gran masa tumoral, en este caso no son efectivos (Ettinger S.J.). Se ha indicado su utilización luego de haber realizado la cirugía para evitar la presentación de recidivas o alguna metástasis que se estuvieran gestando en ese momento. La criocirugía ( cirugía por congelación) ha mostrado buena eficacia en tumores de mediano tamaño. (Fig. Nº 5)

Este método produce la muerte del tejido canceroso, desprendiéndose luego del tejido sano , que cicatriza en forma normal posteriormente.

Se está estudiando desde hace varios años la incidencia de la dieta en el control de las neoplasias, se sabe que se altera el metabolismo de los hidratos de carbono, grasas y proteínas, y que algunos aminoácidos son muy importantes en el manejo de la enfermedad, recientemente la empresa Hills ha lanzado al mercado veterinario un alimento balanceado para perros con cáncer, todavía no tenemos uno para gatos, pero se está estudiando la posibilidad, por ahora la empresa recomienda en el gato la utilización del alimento A/D en latas.

Una vez extirpado el tumor se deber hacer un estudio histopatológico con el cual sabremos si es benigno o maligno. Si se confirma su malignidad, será necesario hacer controles posteriores de radiografías torácicas y abdominales cada tres meses por lo menos durante un año, se podrá instalar alguna terapia complementaria y hacer un pronóstico más acertado.



Pronóstico

Existen una serie de factores que agravan el pronóstico de esta enfermedad, que puede ir de bueno a muy malo. Los factores que indican mal pronóstico son:

* Tipo de neoplasia (estructura microscópica).

* Tamaño mayor a 2 cm (8 cm3, según el Dr. G.Couto)

* Rapidez de crecimiento.

* Presencia de adherencias subcutáneas o a la piel.

* Presencia de úlceras de piel.

* Metástasis en ganglio regionales (axilares e inguinales)

* Metástasis en otros órganos (pulmón, hígado , hueso)

* Mayor edad y pobre estado clínico del paciente.

Todas estas consideraciones deben hacerse antes de la cirugía para evaluar su conveniencia. Se deberán hacer los estudios prequirúrgicos correspondientes como análisis de sangre, orina, electrocardiograma, radiografías, ecografías etc. para ver si es factible y si tiene sentido hacer la cirugía.

Las radiografías torácicas y abdominales son imprescindibles para determinar si se hace la cirugía. La presencia de metástasis en cualquiera de esas localizaciones determina la No realización de la cirugía, pues de nada sirve que eliminemos la neoplasia de la mama teniendo otras que no se pueden extirpar.

Profilaxis

En mi experiencia más del 50 % de los tumores de mama en la gata son detectados en principio por sus propietarios. Pero en general no se lo comunican inmediatamente a su Médico Veterinario, sino que esperan a que se produzca otra causa para ir a verlo y entonces se lo comentan. Esta espera puede ser muy larga en algunos casos y mientras tanto el tumor puede seguir creciendo.

Demás está decir que ni bien se detecta una anormalidad en alguna mama, se debe informar inmediatamente al profesional.

Para los propietarios de gatas de más de 8 años, mi recomendación es controlar periódicamente las mamas de su mascota, no olvidar que hay 4 a 5 pares de mamas desde las axilas hasta las ingles. Llevarlas al Veterinario para hacer sus vacunas anuales, lo cual es una excelente oportunidad para que éste haga una revisación clínica bien profunda, y así poder detectar cualquier problema con la precocidad necesaria, para un correcto y efectivo tratamiento.(Fig. Nº 3 a)



CONCEPTOS IMPORTANTES



** EN LA GATA EL 90 % DE LAS NEOPLASIAS DE MAMA MALIGNAS.

** LA CASTRACION TEMPRANA ANTES DEL PRIMER CELO DISMINUYE EL RIESGO DE APARICION DE ESTOS TUMORES.

** UNA VEZ DETECTADO EL TUMOR, NO HAY QUE ESPERAR PARA VER COMO CRECE.

** EL UNICO TRATAMIENTO SEGURO HASTA EL PRESENTE ES LA CIRUGIA AMPLIA Y PRECOZ.

** A PARTIR DE LOS 8 AÑOS DE EDAD SE DEBEN CONTROLAR PERIODICAMENTE LAS MAMAS DE LAS GATAS.

** LOS PROPIETARIOS QUE ENCUENTREN UNA ANORMALIDAD EN UNA MAMA DE SU GATA, DEBEN DAR AVISO INMEDIATAMENTE A SU VETERINARIO.

Autor: Dr. Rubén Mario Gatti
Fuente: http://www.aamefe.org

Ahora puedes ayudarnos desde cualquier lugar y de la manera más cómoda y segura.
Ellos te necesitan.
Colabora CON SOLO 1 EURO AL MES con nuestro Teaming de la ASOCIACIÓN GATA.
Puntal Decoración, paneles de poliéster y fibra de vidrio
imitación piedra y ladrillo.
¡¡ Consigue hasta un 50% de descuento en Atención Veterinaria en nuestras Clínicas Colaboradoras !!
Oferta para Socios
Uniservice Asesores es la asesoria fiscal que colabora con GATA.
Quienes Somos Como Ayudar Hazte Socio Apadrina Necesitamos
Asociación GATA
E-mail: info@gataweb.com - Política de Protección de Datos
© Copyright 2003 gataweb.com. Todos los Derechos Reservados.
Programacion y Diseño Web por Byte Revolution